musaraña


Deja un comentario

A mí me enseñaron…

globos rojos… que nosotros, los periodistas, tenemos que comprender que somos “el trapo de limpiar” de esta ciudadanía –porque nos debemos a ella y no a las instituciones-; que tenemos el decir lo que pensamos por delante y el resto de las cosas –las reacciones, consecuencias y perretas- bien atrás; y que al carajo el cuarto poder porque somos en realidad la voz. A mí me enseñaron que el quinquenio gris era asunto de los ´70, y me leí Mea Cuba con la pena, la tristeza y el cuidado de hasta dónde llegaba la verdad. Me enseñaron no, me dijeron, que estábamos en período de cambio, me dijeron no al secretismo. Entonces no entiendo.

No entiendo las contradicciones, pero tampoco creo que tenga tiempo, ahora mismo, para entenderlas. Me apura decir que estoy molesta, y más que molesta, dolida, escéptica, engañada, burlada… Es la primera vez que siento, tan cerca, el peso de algo que nos puede aplastar. Es la primera vez que siento el desprecio por la estructura.

Me toca entonces deberme más que nunca a lo que me enseñaron, a lo que creo y a lo que siento. Me toca estar al lado de Darío aunque lo mire a cada rato con la pesadez de alguien que parece no soportarlo, que parece incompatible con él. Me toca publicar, yo, de las más naif, sin importarme si me llevará o no esta corriente. Me toca, me toca, me toca…

PD: Hoy me he levantado en la web directo a publicar esto, escrito ya desde el viernes, y he visto mi página de WordPress cargada de imágenes de globos rojos. No sé de dónde provienen, pero sé lo que significan, por eso, cuelgo yo también el mío.

Anuncios