musaraña


Deja un comentario

Mi Habana

Untitled1

La Habana. Mi ciudad que puede estar sucia, muy sucia, en partes vieja y en otras tan moderna que no la siento ella. Mi ciudad casi cayéndose por los balcones donde cuelgan las sábanas blancas de Gerardo y las ropas asoleadas de los dos millones que aquí somos. Mi ciudad con historias de vida en los parques e historias de amor en los bancos, con la brisa marina riquísima de la siesta que no dormimos. Los mediodías en la Habana pasan mientras las gentes almuerza, o trabaja, o aprovecha para salir a comprar algo, al Coppelia si le queda cerca, al Malecón si estás muy loco o muy enamorado, o si no hay sol.

Ciudad salada de mar.

Untitled2

Mi ciudad oscura en las noches sin cafés – o con cafés caros-, sin bares -o con bares más caros-, mi ciudad con pocos cines y puentes. Pero con una vida tremenda, de bullicio de cláxones y música de bocinas ambulantes a golpe de reggaetón. Y música también, aunque no se escuche, de la que suena en los audífonos de los entretenidos. Con la gente, tan calurosa en todos los sentidos, gritándose de una acera a otra. Ciudad a veces tormentosa. Pero si te sales de esas arterias que son 23 y Línea, hay toda un sistema de cuadrículas entre las que puedes doblar, lo mismo derecha a izquierda y dar con un sauce llorón tomando sol en una esquina o un pedacito de calle adoquinado o una piedrecita boba que te hace recordar algo.

Mi ciudad tildada a veces de fea, quizá por padecer de ese pecado tan cosmopolita de no parecerse a New York o París; y tildada a veces de pobre por igual pecado. La Habana restos de un viejo proyecto de convertirse en Las Vegas o La Habana reflejo de viejas rutinas de villa. Ciudad de muchachas que andan de noche el Vedado livianas y borrachas. Habana frustrada, Habana romántica, Habana Blues.

Raramente amada, inexplicablemente incomprendida.


7 comentarios

Cayo Granma

Se asoman a las puertas no más llegas porque advierten tu presencia desde el instante en que abandonas el ferry y pones un pie en tierra. Saben que, con seguridad, caerás en la trampa del vendedor de ostiones, a solo cinco pesos el vaso. Pero ellos tienen paciencia. Y se disponen en sus puertas recostados a los umbrales, para ver cómo pasas, para ver qué de ellos miras, qué de ellos te ha llevado hasta ahí. Cruzar toda una bahía, un ciudad, un país. Porque ellos lo saben, desconocido que pasa, pasa por curiosidad. En Cayo Granma no te queda otra.

70565654

El ferry se da la vuelta y a uno le entra una sensación de abandono. De quedarse solo en medio de un pedazo de tierra, viendo como en la carretera de allá hormiguean las gentes. Pasada media hora ya quieres ser esa gente. Te entra una claustrofobia de tanta agua y tan poca tierra, de tanta gente que te mira desde el portal listos para hacer su cuento, y de tanto gato bostezando.
“Esto antes se llamaba Cayo Smith, por el dueño de aquí, que era americano”, nos vociferan desde un portal azul, recuerdo. Paola sin hache se contenta porque está haciendo de periodista, preguntando desde la calle, recordándolo todo para escribirlo luego. Y aquí estoy yo, tres, cuatro años después, acordándome. Porque me molesta el fuego artificial de la Ciudad 500. Santiago es Santiago sí, pero Santiago es también Cayo Granma, y nadie se acuerda.
Cuando acabó la bestia de Sandy no miré las noticias. Solo pensaba, imaginaba el cayo, las casas que tienen como subsuelo el mar, levantadas por columnas de madera roída. El mensaje escrito en la pared: Prohibido pescar sin tomar. Como diciéndote: aquí en Cayo Granma, que algunos nos empeñamos en recordar que se llamaba Cayo Smith y que pertenecía a un americano, tomar y pescar son una misma cosa. Ceviche, quizá.

cayo-granma-4

(foto: Xabier Lomaprieta)

“¿Where do you from?”, me pregunta un niño, mientras me hacen una foto exótica encima de un muelle. Exótica, sí. Las gentes normales no se hacen fotos en el muelle de Cayo Granma. Por normales digo ahora mismo cayogranmenses. Los que cruzamos el ferry, la bahía, la ciudad, el país, solo para ver la inmensidad de un vacío y un silencio que duerme y mata, no somos normales. Somos curiosos, voyeurs, morbosos, hasta ansiamos que alguien se muera para ver el cortejo fúnebre en bote. Nos da pena decirlo, pero lo pensamos. Un cortejo fúnebre en bote es un espectáculo tremendo. Y a falta de muerto buscamos el mejor ángulo para el cementerio del frente, en la otra orilla.

Ya saben que vamos camino a la Iglesia. San Rafael, recuerdo bien. Un camino empinado de escaleras de piedra. Ellos nos ven subir, saben que la iglesia será para nosotros vieja escenografía de película del oeste; pero no dicen nada. Todos los que aquí llegan hacen lo mismo, el mismo recorrido. Y por instinto.

cayo-granma-6

(foto: Xabier Lomaprieta)

La calle medio empedrada del cayo te conduce por un único lugar. Donde comienzas, terminas. Está la calle, el parque, y lo demás persiste en existir al lado del camino, como diría Fito, fumando el humo mientras todo pasa. No hay mayores desvíos que una casa pegada al agua, absorbida por el salitre y el tiempo que demora ese salitre en absorber cada cabilla de hierro.cayo-granma-5
Todo un cayo y solo ha pasado una hora. Ellos ahora se burlan de cómo el mar te obliga a esperar al ferry de vuelta, para que te saque inmediatamente de ahí y termine ya la experiencia. En medio del hastío, pregunto, con ese tono ingenuo mío, con esa manía de soltar por esta boca lo primero que se me ocurra, admirando a Mafalda pero quedando como una perfecta Susanita: ¿Y cuando quieren tomarse un helado, qué hacen, cómo salen de aquí?

Santiago, pienso, tiende un parabán desde la carretera. No quiere saber mucho del cayo. Ahora harán 500 años y dice el periodista de la televisión que no importa por cuál calle camines, por ella siempre habrá pasado un héroe. Santiago terrenal. Santiago, sin el cayo, ya es Santiago. ¿Para qué más?


1 comentario

Cuba, cine y política según Costa Gavras

costa gavrasAl director franco griego Constantin Costa Gavras, el cine cubano le interesó por su nacimiento, las circunstancias en las que surgió, yendo a contracorriente en un período en el que se creía que solo los países con dinero y larga tradición cinematográfica podían darse el privilegio de hacer cine. Y este, pequeño país, supo también alzarse en esas cuestiones, con nuevos poderes y políticas, y aun con escasos recursos, para lograr películas de calidad. Fue eso, el origen de un cine a la par con el origen de una ideología, por demás de izquierda, lo que puso a Cuba en la mirilla de Costa Gavras. Y, por supuesto, su amistad con Alfredo Guevara.

Esa es su constante, la relación cine-política, que lo persigue además en cada pregunta de cuanto periodista, realizador, crítico o cinéfilo se le acerque. Costa Gavras ha respondido al público, presente en su conferencia en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, que el término cine político en verdad no es suyo, sino que viene de Roland Barthes; quien decía que hay política en todo film, y que puede hacerse un análisis de cada film políticamente. Y la política, ante todo, es poder, no solo estatal, sino ciudadano.

Poder asimismo en los nuevos medios, los que llaman sociales. Con lo digital cambian las concepciones de una película, su economía, su distribución y presentación, tanto, que pueden verse hasta en el teléfono. Hay otro tipo de relación con la obra.

Todo ello está permeando los estilos de ahora, los va transmutando. Pero eso sí, el estilo, la manera de filmar una historia depende de la historia misma, de la visión y de cómo uno siente el cine estéticamente. Gavras, en lo personal, cree que el cine es espectáculo. ¿Y qué es un espectáculo? Como las tragedias griegas, que terminan hablándole a la sociedad.

Desde el auditorio, se lanza una pregunta sobre la tan ansiada ley de cine cubano, la necesidad de una legislación en esa materia. La respuesta parece casi un acto de pecado: es necesaria porque los ministros y gobiernos cambian, y no tanto ni tan rápido las leyes. Es cuando se comprende que, aun cuando esta no resulta su primera visita a Cuba ni su primer contacto con profesores y realizadores de la EICTV y la FAMCA, puede que Costa Gavras no esté tan al tanto de cómo anda la situación por acá. Tampoco tiene por qué estarlo. Si en los ochenta le atrajo la situación política de América Latina, en los dos mil le atrae la económica de Europa. Ahí donde él vea conflicto, va y hace una película.

Y sobre Cuba, ¿cuál historia rodaría?, le preguntan varias veces. Pero Costa Gravas insiste en que las motivaciones para hacer una película no son programadas, sino que hay intereses personales, profesionales, políticos y sociales. Y cierra su respuesta.

Por suerte, a los estudiantes cubanos que llevan pegatinas en sus teléfonos y laptops reclamando la ley de cine, a manera de pequeña campaña, los intereses le sobran.

Tomado de la AHS

 


Deja un comentario

Una de cada lado, y no tan lejos

Mi comienzo fue aquí, hace 6 años. El de ella es ahora, pero del otro lado.

Cuando nació, era un pequeñajo lleno de pelo negro, fea como todos los bebés recién nacidos, pero de una ternura inmensa, como todos los bebés recién nacidos. Hasta ese día, el 15 de febrero de 1996, yo había sido la última en nacer, era por tanto la más pequeña, la que no había vivido ese gran acontecimiento de una familia que es el nacimiento.

Yo no sabía lo que era un bebé, cargar un bebé, sentirlo. Por eso sobre todo es que la quiero tanto. Porque es la primera persona de mi vida que recuerdo desde que nació, y que he visto, en parte desde lejos, crecer.

Llevo 25 años despertándome para ver el mar, sea la costica de Alamar o el Malecón. 25 años sin perderme jamás entre tanto edificio de microbrigada, cruzando el Túnel de la Bahía, desandando 23, y se lo dije un día, si me voy, lo extrañaría demasiado, tanto, que tendría que regresar corriendo. A lo que respondió: “eso no lo sabes, nunca te has ido”.

Ella lleva 18 años entre Cuba, una pequeña España y Miami. Pocas cosas sé de su día a día: que por las noches se va al McDonald por un batido de helado, que le gustaba (no sé si todavía le gusta) manejar por la Subway Express. Sé además que le encantan Woody Allen y Cristina Yang.

Hace poco me dijo por el chat de Facebook que se estaba decidiendo por el periodismo. Que le gustaba la idea de ir por el mundo haciendo o produciendo documentales, como los channels de National Geographic, que le gustaba la antropología. Me emocioné tremendamente. Lo disimulé mejor. Me dio tristeza. Esas no son noticias de chat, ni siquiera de llamadas. Suerte que mi tristeza no mató mi emoción.

Abro mi muro del Facebook -¡otra vez Facebook!- y me encuentro esto:

daniela

Mi comienzo con el Periodismo fue aquí, hace 6 años en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. El de ella, mi prima, es ahora, en la en la Universidad de Florida, en Tallahassee. Algo me dice que después de once años a cada lado del Estrecho de la Florida, puede que no hayamos estado tan separadas. En algo me consuela.

Yo, de romántica que soy, lo que quiero ahora es poder abrazarla infinitamente.


9 comentarios

Por Cuba

Yo no sabía qué me unía a esta gente. Si el periodismo, o la web, o las ganas de conocer Cuba subiendo lomas, con el fango hasta los tobillos. Porque al menos para mí no era este blog lo que me unía, lo que me une.

blogueros_cmg_2014_0159

He pasado un año y medio –desde que me colé en la lista de fallos de Topes de Collantes- sintiendo a esta gente. Los leo, pocas veces les comento o los comparto. Y no porque no quiera, sino porque mi modo de lectura off-line (guarda página y lee luego en casa) me deja los comentarios pendientes que, para el otro día son sustituidos con nuevos posts y comentarios otra vez pendientes. Lo importante, en verdad, es que a veces los extraño. Decir que los extraño siempre sería una mentira mía, poco creíble además.

Siempre pasa que me emociona verlos a todos. Me parece genial que suceda, que exista en verdad un grupo que supera lo insuperable para encontrarse cada seis meses. Y que yo pueda ser parte de ese grupo.

Encontrarse con una excusa que ya no lo es tanto, o al menos lo sentí yo así en este último viaje. La blogosfera –como excusa, insisto- se va quedando un poco atrás en esta historia. Ha dado paso a la amistad y las tremendas ganas de vernos. No puedo decir si eso es bueno o malo. Tampoco creo que haya que decir si es bueno o malo. Es.

10408520_735055783247814_5999911636474990340_n

Hay un grupo que dice. Un grupo que intenta hacer algo, aunque a algunos no nos quede muy claro qué. Un grupo que sobrepasa el calor, la burocracia, las guaguas, la gente “de arriba”, los malos olores de las esquinas –perdón Alejandro- y toda cuanta cosa le critiquen a Cuba.

Tunie lo dijo el primer día: “gente que no se quiere ir de este país, que quiere trabajar aquí, que quiere hacer periodismo aquí”. Entendí entonces que era precisamente eso, pero que yo nunca lo había visto así, nunca lo había sentido así. Gente que no se quiere ir de este país. Y yo agrego: a menos que la maldita circunstancia virgiliana nos lance del otro lado. Gente que se quiere aquí. Yo entre esa gente.

DSC_0076

PD: Ojalá y el tiempo, o el calor, la burocracia, las guaguas, la gente “de arriba” y los malos olores de las esquinas, no nos pasen la cuenta.


1 comentario

Jenny Q. Chai en busca de fantasmas habaneros

jenny-q-chai3-op-755x490

Una china de Shanghái que vive en New York. Que toca el piano de forma a veces diabólica, a veces pausada, angelical. Que ha ido contracorriente con su música clásica contemporánea en una China de tradiciones milenarias. Que en su afán performático toma objetos como guantes y pelotas de béisbol y percute las teclas con fuerza, percute lo que no fue hecho para ser percutido. Que se inquieta mientras toca, se levanta, agarra las cuerdas y las hace vibrar en su propia mano. Pero que no importa si en ello se inventa los sonidos más sacrílegos que se le han de sacar a un piano.

Fue a través del Dr. Solomon Mikowsky, uno de sus profesores que más la han influido en Manhattan School of Music, como se enteró que al sur existía un señor Leo Brouwer, epicentro de un festival de música de cámara de igual nombre. Quizá porque el Dr. Mikowsky es cubano, y en muchas de sus clases le salen historias increíbles de la Isla y su infancia isleña. Quizá porque el maestro, en un arranque de nostalgia, le dijo a la alumna: “Estoy seguro que a Brouwer le encantaría que fueras al festival”. Y le agregó: “Si vas y tocas allí, me enorgullecerías muchísimo”.

El día: hoy martes 7 de octubre. La hora: 8 y 30 de la noche. El lugar: Teatro Martí. Allí estará Jenny, acompañada de la flautista Niurka González, la Orquesta de Cámara de La Habana, la Orquesta de Angklung de Camagüey y otros invitados. Tocar en Cuba se le ha presentado como una oportunidad única y, por ello, refiere haberse tomado muy en serio la organización del concierto: “He estado probando con diferentes opciones, desde varias perspectivas, hasta he cambiado el programa un par de veces. Finalmente, estoy convencida con la versión final, que incluye una primera parte dedicada al tema antibélico, y otra segunda a las personas que se mantienen fuertes, felices y optimistas en cualquier circunstancia.”

“Para ello le he pedido a unos pocos y excelentes compositores que escriban sobre esos dos temas. Uno de ellos es Theodore Wiprud con la pieza Jump, y el otro Richard Sussman, con Spirit Guide, así que habrán algunos estrenos mundiales en el concierto. Otra de las piezas que destaca es Juicy, de Jarowslaw Kapuscinski. Esta se acompaña de un video donde se igualan los elementos de audio e imagen, con sonidos electrónicos controlados por un programa de inteligencia artificial, Antescofo, desarrollado por el compositor Marco Stroppa.

“Siento que, aunque no conozco muy bien la escuela cubana de música, llevo algo que me acompaña, y es la influencia de mi profesor Dr. Mikowsky, quien ha tocado para mí parte de ese repertorio. Lo recuerdo una vez dándome una rumba para tocarla como parte del programa adicional una vez en un concierto en Shanghái. Sé que Cuba es bastante rica en cuanto a su cultura y música, pero nunca he tenido la oportunidad de tal experiencia. Esta será la primea, y mi siento emocionada con ello.

“Por otra parte me ha impresionado el trabajo del Festival, me parece tan genial. Con ello se atraen a artistas y músicas de varias partes del mundo, en especial de Estados Unidos, que resulta más difícil. Tanto las culturas como las gentes necesitan del intercambio.

“La razón por la cual fundé el Face Art Institute of Music en mi país tiene mucho en común con el proyecto de Brouwer, pues la idea es que el Face Art sirva como punto de encuentro de los artistas, como puente para los estudiantes y la audiencia de allí. Hemos ido creciendo e impactando al punto de que nos visitan numerosos músicos y primeros ministros de China. Nuestros estudiantes han ganado cerca de 60 premios, tienen la oportunidad de conocer otros países, hacen amigos y logran influenciarse entre ellos.”

¿De dónde viene la idea de experimentar con objetos para crear nuevas sonoridades?

“La idea, en realidad, no empezó conmigo. Quizá con Beethoven o Mozart, o incluso antes. Lo cierto es que a través de la historia, la gente ha intentado encontrar y crear nuevos sonidos con el piano. En los siglos XX y XXI la tecnología logra hacer una diferencia mayor, complementando la música con sonoridades electrónicas y efectos visuales, a fin de expandir el cada vez más creciente horizonte de melodías y armonías pianísticas”.

Ante una artista tan impredecible, no puede faltar la pregunta clásica que cierra buena parte de las entrevistas: la de los proyectos futuros. Otra vez, Jenny sorprende al hablar de su alianza con Ian Fenty, científico del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA): “El objetivo es combinar música y ciencia, con el tema del medio ambiente y el efecto del calentamiento global en el agua. De ahí que el programa se llame Aqua Water.

“El otro proyecto es con Marco Stroppa, compositor de música electrónica y también científico del MIT. Con él me quedé fascinada por los sonidos electrónicos y los conceptos musicales provenientes del futurismo y del espacio, así que grabaré un disco con este tipo de música, siempre interpretada desde el piano, muy pronto.”

Usted dijo una vez que solo era una artista performática que utilizaba el piano como herramienta. Y le pregunto, ¿por qué el piano?

Es un instrumento que ha vivido a través de varios siglos, y ha sido expresado de muy diferentes formas por compositores de diversas culturas, historias y circunstancias. De alguna manera, en él encuentro espíritus y fantasmas, y también mucha agonía y esperanza. Además, el hecho es que, prácticamente hablando, el piano resulta el instrumento que mejor toco.

(Tomado de OnCuba Magazine)


1 comentario

Nostalgia por Sancti Spíritus

sancti-spiritus

Cuando digo que me gusta no, que me encanta Sancti Spíritus, los demás me miran como con mala cara. ¿Ya viste Cienguegos?, preguntan. Y yo que sí, el Castillo de Jagua, el Parque de las estatuas, el Malecón con el edificio de Radio Ciudad del Mar al frente, el Boulevard, el Terry, el Muelle real… Ya recorrí también Matanzas, Pinar, Santiago, Holguín… Y yo empecinada. Porque no hay ciudad en Cuba a la que haya regresado tanto como a Sancti Spíritus, a la que haya necesitado tanto regresar.

Sancti Spíritus es fritura de maíz y carnaval en el medio de la carretera central (al carajo la cacofonía), es madrugada y amanecer en el Serafín Sánchez, es alcohol y música en el Café Teatro, es el cimbrar de aceras y estruendo del tren que pasa en Colón, es cruzar una y mil veces ese puente del Yayabo que divide la ciudad en dos mitades opuestas: centro y suburbio, es caminar y caminar hasta el Paseo Norte porque hasta allá no llegan coches, es el karaoke de hace como cinco años, la bolera, el Coppelia donde rara vez encuentro helado, el Boulevard con su librería donde compré mi primera Siempreviva, la biblioteca tan elegante y sobria… Es mi primer beso escondido. Parte de lo que he vivido, deambula por esas calles.


1 comentario

Proelectrónica cada vez más… mejor

Proelectronica-2014-1-755x490

Acabo de enterarme de la cuarta edición del Festival Proelectrónica, a celebrarse del 3 al 5 de julio, y no puedo más que alegrarme muchísimo porque ¡al fin! Proelectrónica asume el rol no ya de festival fiestero que en sus inicios fue, sino que se consolida como evento, el único en Cuba, donde el protagonismo de la música electrónica transita desde lo bailable hasta lo teórico, extremos bien opuestos.

Proelectrónica viene a retomar ese espacio perdido, nostálgicamente extrañado, que fue Rotilla; y que más allá de lo sucedido, nos dejó una sensación de dispersión, de no tener dónde encontrarnos, dónde reunirnos para hacer lo que nos gusta: escuchar música electrónica así, porque sí, durante tres días, dejarse llevar, transportar por la sonoridad del ambiente y el agua salada de mar.

A la primera edición de Proelectrónica, la verdad, no recuerdo haber asistido. A la segunda sí. Fue en el Salón Rosado de la Tropical, sede del evento, y estuve más atenta a la presentación de I.A. –dúo que descubría por entonces- que a cualquier otro asunto. El Salón estaba, como se dice en buen cubano, “a full”, y se respiraba buen ambiente de fiesta. Solo eso. O solo recuerdo eso.

proelectronica-historia-musica-electronica-cu-L-R9ThRq

El año pasado, me enteré gracias a la lista de correos del Laboratorio Nacional de Música Electroacústica de la tercera edición. Esta vez con dos momentos: uno dedicado a la música electrónica experimental y otro a la vertiente más popular. El primero, más interesante por ser la primera vez que se realizaba, se celebró en la Asociación Ludwing de Cuba, invitación mediante. Yo, que no tenía invitación, esperé dos horas para entrar. Cuando logré subir, me impactó la escena: un apartamento del Vedado, con un balcón anchísimo donde estaban ubicados los Djs de turno. Todo muy “social” –pronúnciese en inglés, por favor-, todo muy de élite. Aunque me pareció genial la idea, no dejo de pensar que parte de la culpa de la insuficiente cultura en torno a esta música viene de la propia automarginación. Si queremos que exista un público –que siempre constituirá una minoría, lo cual que no me parece aberrado- que aprecie desde el minimal, el ambient hasta el techno, debemos darle, precisamente, la opción del minimal y el ambient, por poner un ejemplo. De abrir aun más los espacios, de eso se trata.

Con esto no inculpo otros eventos, como Espacio Sonoro, con sede en la sala Manuel Galich de Casa de las Américas, abiertos al público, sí, pero con tan escasa promoción que solo logran reunirse los de siempre, profesores y compositores de la Cátedra Carlos Fariñas del ISA y del LNME.

Por suerte para este año, Proelectrónica promete un programa que incluye debates y encuentros teóricos sobre un aspecto fundamental que ha entorpecido el desarrollo de la electrónica en Cuba: la cuestión legal de la producción y distribución. Y devuelve además ese momento especial, casi como un viaje, que es el disfrute de la variante que se dice experimental, y que suena como a levitación, si es que la levitación tiene sonido.


3 comentarios

Here comes the sun…

Viñales  126

Atravesamos a ciegas un camino oscuro de unos 500 metros, cubierto en partes por el fango blando que forman la tierra y el rocío. El cambio de las doce a la una nos había robado una hora. El juego y el alcohol nos había robado como tres o cuatro. En fin, que aun no eran las seis y media cuando despertamos a los que prefirieron tirarse un rato y enrumbamos hacia lo tan solo sospechado.

Íbamos enfundados en abrigos, sábanas y colchas para matar el frío de la madrugada que nos estaba matando. Porque era, y creo no exagerar, o el frío o nosotros en medio del Valle de la Penitencia, que en nada le vale el nombre.

Éramos un grupo. No los suficientes, pero un grupo al fin.

No íbamos como Fito, al lado del camino, sino en el camino mismo, y no lo digo solo literalmente.

Me faltaban un par de gentes que adoro pero que, confieso, en ese momento no recordé. Quizá a otros le faltaron también. El hecho es que andábamos tanteando, gateando en medio de la oscuridad, del campo y de las cosas dichas y sin decir, con ese cuidado instintivo de los humanos a no dejarse caer.

La luz morada nos alcanzó en la cima poco elevada del valle. Yo no supe ni qué pensar. Y pensé entonces que el amanecer estaba hecho para eso: para no pensar.

Todo era de un silencio absoluto. No por el momento en sí, sino porque el guajiro dueño de la parcela-jardín nos había amenazado con echarnos a ver el amanecer a nuestras casas si hacíamos ruido. Si él supiera. Que el amanecer en mi casa es hermoso, que desde el Malecón y con amigos es más hermoso, pero que desde ese valle y con amigos-desconocidos tiene otro sentido que no sé, no acabo de descubrir, y que viene a ser algo así como la complicidad. Si él supiera.

Fue saliendo poco a poco una claridad tenue. La neblina se dejó ver por sobre las palmas, el lago y las casas. La frialdad fue cediendo a un calorcito extraño. Y me llegaron por imágenes recuerdos de un par de ojazos que me encantan. Eso fue todo.  Quise que el momento me recordara otras cosas, pero el recuerdo se antojó sincero.

Ya desperdigados, cada uno iba experimentando su propio viaje. Aun así, presentí un estado común grupal y gripal –por contagioso: allí estábamos, sobreviviendo al sueño, yéndonos. De eso que obstina y duele y cansa y maltrata. De lo crudo. De lo real. De los charcos en medio de la calle, las maderas roídas, la cama rota, la nota diaria… Y en ese ir nos estábamos también encontrando.

Cuando finalmente nos cubrió la última luz blanquecina del amanecer, decidimos volver, dejar atrás las palmitas –ahora entre lo verde y dorado- el maizal, el lago y el camino por el que habíamos llegado. Quedé otra vez rezagada con mi paso lento de segundos horizontes.

Supe que habíamos estado lejos, muy lejos. Cerca del sol.


Deja un comentario

Bichos raros

Son aquellos que escriben cuentos fantásticos, que hablan de cosas que –salvo en las teorías de la Física- no existen. Son, también, aquellos que disfrutan perderse por mundos ajenos, experimentar las sensaciones de lo imposible.

Por y para esos bichos raros está dedicada Utópica penumbra. Antología de literatura fantástica ecuatoriana (Colección Sureditores, Ediciones UNEAC), compilado por el escritor guayaquileño JD Santibáñez; quien logró reunir once cuentos de ese género que, como él mismo anuncia desde el prólogo, ha sido visto “como un género menor, el hermano feo de la literatura “de verdad”.

¿Qué hace una chica como tú en un lugar como éste?, de Solange Rodríguez, recrea un sistema, llamado ORBICOP, donde los seres humanos han quedado como raza inferior, a merced de otros seres extraños, en su propia Tierra; provocando asco y repugnancia por las bacterias que habitan sus cuerpos llenos de vida. Como Gulliver en el país de los caballos. En medio de tanta obsesión con lo limpio, a un hombre no le importa nada más que tocar a una mujer, infectarse en un ligero roce con ella.

Lo apocalíptico, ese recurso tan recurrente en la literatura fantástica, está presente en Utópica penumbra… gracias a Renata Duque, por su cuento Después. Un mundo donde todo se está extinguiendo, y a alguien le toca la (mala) suerte de vivir esa extinción, de ser inmune a ella. Un mundo donde, quizá, el hombre existió alguna vez.  

Grado Cero, de Gabriela Alemán, nos habla en primera persona de las alucinaciones “eledisíacas” de una joven, para quien las venas resultan conductos de microorganismos y sangre, y los cuerpos máquinas, y sus órganos piezas… Un personaje que cuestiona el hecho de que las locuras y visiones no formen parte de la cotidianeidad.

La crisis existencial de una célula del páncreas que pudo ser célula de la piel, del estómago o neurona, se convierte en rebelión, en el estado de experimentar, de sentirse libre para “recorrer las diferentes facetas del sistema y escoger el destino” se plantea en Elecciones, de la también guayaquileña Alexandra Dávila. Se presienten ciertas semejanzas con los movimientos sociales: cuando logra salirse, la célula ya no es célula, es virus, hay que atacarlo.

Así, del despojarse del cuerpo de uno para transportarse a otro, de lo demoníaco, fantasmagórico, repulsivo, impensable versan estos cuentos. Se recomienda entonces cuidado, que cuentos fantásticos no significan, precisamente, cuentos de fantasía.