musaraña

Música electrónica en Cuba I: Mal y rápido para ciertas referencias

5 comentarios

Pido de favor, por las siguientes razones:

1. La música electrónica en Cuba es un tema poco difundido en los medios,

2. poco debatido públicamente,

3. que necesita de más (re)conocimiento social,

4. y de la que esta autora no puede decirlo todo porque no lo sabe todo

que:

1. ayuden con el contenido que tengan a enriquecer este trabajo,

2. se motiven a investigar más por el tema,

3. para socializar aquí o donde sea su conocimiento,

4. y que me estén pendientes por si me equivoco.

 

Con la ayuda, por supuesto, de Albita, Arianna y Kathy

Mi historia empieza en los ´90, cuando aún era una niña que no escuchaba música porque no tenía dónde, más allá de un radio, que nunca me gustó.

En las discotecas cubanas de los ´90 comenzó a escucharse por primera vez el referente más popular de la música electrónica: euro dance. Discotecas que,  asociadas a la afluencia de público extranjero, generaron todo tipo de conflictos: prostitución, proxenetismo, drogas, y otras etiquetas del mal social. He aquí el origen de la fórmula reduccionista:

música electrónica = discoteca = problemas.

Las consecuencias se traducen en prejuicios.

Claro que no ha sido solo la música electrónica quien ha sufrido esa fórmula y, por ende, sus consecuencias; pero es de la que estoy hablando.

Como dije, mi historia empieza en los ´90, pero esa es la mía. Para la historia bien contada desde el principio, con Juan Blanco, Juan Piñera, Carlos Fariñas, Edesio Alejandro y otros, pinche aquí.

Sigo, paralelamente al trabajo del Laboratorio Nacional de Música Electrónica (LNME) -que logró conferir cierto estatus a esta música-, emergía en la Isla de fines de los ´90 una cultura otra dentro de la electrónica, con jóvenes veinteañeros –los imagino estilo rebeldes sin causa- que profesaban filosofías de las fiestas rave y de los Djs como creadores de música. Jóvenes nucleados en un proyecto informal: Brigada Verde. Esta otra cultura, aunque más alejada del fenómeno de las discotecas, cargó igualmente con los prejuicios generados por ellas.

Brigada Verde se desintegró al parecer sin razones. Me cuentan pero no me explican que no duró más de un año. No obstante, quedaron las fiestas en Rotilla –luego Rotilla Festival-, y algunos Djs como Joyván, Wichy, Eddy, etc.

Pasamos a los dos mil. Entre 2003 y 2004, el LNME comenzó a “recoger” a los Djs aficionados carentes de espacio, voz y voto en la cultura cubana. Fue el principio de un trabajo colaborativo entre la electroacústica y la electrónica popular.

El LNME les brindó a los Djs no solo la posibilidad de integrarse y profesionalizarse, sino que también les ofreció una suerte de “amparo simbólico” ante las instituciones estatales: si estaban con el laboratorio no había de qué preocuparse.

Pero los Djs, a medida que fueron aprehendiendo en el LNME, fueron mucho más capaces de crear su propia música -de ahí el concepto de Dj productor- y de compartirla con públicos, más allá de los amigos, en clubes nocturnos.

El fenómeno fue creciendo bajo un manto prácticamente ilícito: el Dj trabajaba en un centro del Estado pero no tenía papeles que le permitieran establecer un contrato legal. La cuestión, por suerte, ya está superada: los Djs están reconocidos legalmente desde 2010 y pertenecen a la empresa de Música de Concierto. Sin embargo, aquella situación contribuyó al poco reconocimiento social del Dj productor –a nivel de academia- y, consigo, al escaso conocimiento de la música que estos hacen.

Hasta aquí comparto las notas que he recogido a partir de conversaciones con Djs, productores y personal del LNME. Para la segunda parte, comentaré un poco sobre las dimensiones actuales de la música electrónica popular en Cuba.

 

Anuncios

5 pensamientos en “Música electrónica en Cuba I: Mal y rápido para ciertas referencias

  1. Recién entro a tu sitio y me interesó mucho la manera en que testimonias la historia de la música electrónica en Cuba. Aún no he leído Música electrónica en Cuba II y III pero me agradó saber que este tipo de información se brinda en tu página. Soy recién graduada de musicología y me interesa mucho el tema. Mi tesis se centró básicamente en la creación electroacústica académica pero, poco a poco, por el roce con el mismo LNME he tenido que irme adentrando el mundo de la electrónica. Suerte en tu trabajo que me parece estupendo.

  2. Pingback: La fina línea de lo underground en Cuba | Lente de Aumento

  3. Pingback: ELECTROZONA | La fina línea de lo underground en Cuba

  4. Pingback: Música electrónica al borde de lo underground | Lente de Aumento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s